Boletín 29/2019. TEEQ resuelve recurso de apelación en contra de procedimientos ordinarios sancionadores

TEEQ RESUELVE RECURSO DE APELACIÓN EN CONTRA DE PROCEDIMIENTOS ORDINARIOS SANCIONADORES


En sesión pública celebrada el día diez de octubre, el Pleno del Tribunal Electoral del Estado de Querétaro dictó sentencia al recurso de apelación identificado con clave TEEQ-RAP-3/2019, formado con motivo de la demanda presentada por una diputada de la quincuagésima novena Legislatura del estado de Querétaro, con la finalidad de controvertir la resolución de los procedimientos ordinarios sancionadores IEEQ/POS/002/2019-P y su acumulado IEEQ/POS/003/2019-P, emitida por el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Querétaro, en la cual se declaró existente la promoción personalizada atribuida a su persona.

En razón de lo anterior, la actora acudió ante este órgano jurisdiccional aduciendo que la autoridad responsable vulneró en su perjuicio el principio de presunción de inocencia.

Sin embargo, el Pleno determinó que de los elementos probatorios se comprobó que los hechos sí eran atribuibles a la diputada al haber quedado plenamente identificado su nombre, imagen y cargo en la propaganda publicada, así como su responsabilidad directa e indirecta al haber tenido conocimiento de ésta y no adoptar las medidas pertinentes para evitar su difusión, aunado a que, para calificar una propaganda como gubernamental es innecesario que sea contratada o pagada con recursos públicos e irrelevante que su difusión sea acordada por una tercera persona, esto porque no es exigible alguna calidad personal de quien la emite, pues aunque sea financiada con recursos privados y la difusión contratada por una persona ajena, lo relevante es que se afectó el principio de equidad en la contienda, al beneficiarse con la propaganda.

Finalmente, se advirtió que la propaganda gubernamental de la actora representa un ejercicio público, estratégico y persuasivo, tendiente a su identificación personal. Circunstancia que se aleja y diferencia de una simple felicitación con fines culturales referentes al diez de mayo, por lo que no es posible considerarla como una excepción a la ley.