Boletín 03/2019. Reflexión en alusión al día internacional de la mujer

REFLEXIÓN EN ALUSIÓN AL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


El 8 de marzo de 1908 un grupo de mujeres trabajadoras de una fábrica de Nueva York, Estados Unidos, se levantó en huelga para exigir mejores condiciones laborales, entre las que figuraban la reducción de la jornada laboral a 10 horas e igual salario que el recibido por los hombres.

Tal situación dio lugar a una desoladora decisión del dueño de la fábrica, consistente en cerrar las puertas del centro laboral para impedir que las mujeres salieran y así, se desistieran de su lucha.

Lamentablemente, alrededor de 130 de ellas fallecieron debido a un incendio ocasionado al interior.

Este evento generó eco en todo el mundo haciendo visible lo que ya era obvio, salarios bajos y condiciones laborales inferiores en comparación con las de los hombres.

El descontento social se acrecentó manifestándose por medio de la demanda de derechos y oportunidades a través de organizaciones, levantamientos, protestas, ocupaciones, huelgas así como concentraciones masivas en busca de igualdad, justicia y desarrollo.

Debido a los diversos movimientos llevados a cabo a comienzos del siglo pasado por los que se demandaban el derecho al voto femenino y mejores condiciones de trabajo en igualdad de circunstancias con los hombres, en un contexto histórico, político y social que daba cuenta de la necesidad de impulsar sus derechos humanos y su universalidad, en 1977 la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Sin duda dicha fecha, a nivel mundial ha motivado trascendentes reflexiones acerca de los escenarios sociales que impulsaron a las mujeres a exigir un suelo parejo frente a los hombres para ser respetadas, escuchadas, valoradas, visibles en la toma de decisiones y entender desde su perspectiva de vida, que para alcanzar sus propósitos y desarrollo personal, se requerían condiciones dignas en igualdad con el género masculino.

En ese sentido, el Tribunal Electoral del Estado de Querétaro, reafirma en este día su compromiso institucional con las mujeres queretanas que buscan ejercer y hacer respetar de entre sus derechos, los político-electorales, reiterando su obligación de juzgar con perspectiva de género los asuntos que sean sometidos a su conocimiento, con una actuación conforme con el artículo 1° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como con el principio de paridad y seguir emitiendo sus sentencias y acuerdos utilizando y promoviendo el lenguaje incluyente teniendo la convicción de que la comunicación a través del lenguaje es un vehículo para la discriminación y en tanto puedan utilizarse términos que consideren a mujeres y hombres, el mensaje que se brinde será inclusivo y completamente apegado al principio constitucional de igualdad.

Asimismo, esta autoridad demuestra su sensibilización respecto a que las mujeres no sólo nos enfrentamos a la vulneración de nuestros derechos político-electorales al momento de quererlos ejercer, pues estamos frente a situaciones lamentables que generan lesiones permanentes en nuestra sociedad: desapariciones, secuestros, violencia sexual, familiar, patrimonial y psicológica, las cuales deben ser erradicadas de manera inmediata y corresponde fomentar la necesidad de que estos hechos no ocurran ni se normalicen.

Por ello, se precisa el empeño del personal de este órgano jurisdiccional para atender y difundir las acciones y políticas públicas que establezcan las autoridades competentes, de manera que permita promover el respeto a las mujeres en igualdad con los hombres en todos los ámbitos de su vida, velando por su protección contra cualquier forma de maltrato, abuso y violencia.

PORQUE SUS INCONTABLES DESAFÍOS SEGUIRÁN SIENDO NUESTRO MOTOR DE LUCHA, ¡GRACIAS MUJERES!